Con unas rentas anuales familiares menores de 120.000 € anuales (o un patrimonio financiero líquido menor de 300.000€ o bien tengas un modelo de negocio que genere menos de 150.000 € anuales) puedes encontrar asesoramiento financiero en cualquier entidad bancaria o empresa de servicios de inversión, sea este del volumen que sea. También puedes consultar expertos en trading como Sebas Trader (MDC Trading Academy) quienes pueden guiarte en tus primeros pasos.  Esperar que este servicio de asesoramiento sea personalizado, objetivo y únicamente dirigido a tus intereses es básicamente una cuestión de fé, no obstante, con estos volúmenes las recomendaciones son muy simples…

Consejos para invertir con un patrimonio pequeño

–> La inversión en bolsa debe ser planteada a largo plazo. Los valores oscilan y en una época continuada de descensos en las cotizaciones puede ocurrir que se necesite liquidez, recuperar la inversión, y por lo tanto hacer pérdidas. Con un capital limitado, solo se debe acudir a la bolsa cuando se posee un exceso de liquidez e invertir, preferentemente en fondos, en este caso, se beneficiará de una gestión profesional porque este sabe(?) que cuanto más pequeño sea el patrimonio más peso debe dar a sus fondos de renta fija monetarios(fondos de dinero). Estos son líquidos, conservadores y no tendrá rentabilidades, ni sustos espectaculares. Puede añadir algún fondo mixto, con mayor peso en renta fija, pero no debe aceptar mucho más riesgo. Pero siempre hay que tener en cuenta que una merma por pequeña que sea, será significativa dado el volumen del patrimonio y si los ingresos habituales son pequeños, puede verse abocado a vender con pérdidas.

–> Examinar las cuentas bancarias, no es conveniente ser titular de varias, se supone que los ingresos son pocos, tener varias puede ser rentable con ingresos mensuales elevados, de todas maneras los extractos bancarios de cada una de ella darán una razón para abandonarlas, los arañazos en forma de comisiones no dejan duda alguna.–> En tanto se estudia una inversión más rentable, los depósitos son una opción más que aceptable, ahora en vías de desaparición por la bajada de los tipos de interés.

–>Las libretas de toda la vida son productos que ofrecen rentabilidades míseras, en periodos como el actual, las letras del tesoro, deuda pública, un clásico que llegado un momento de recesión económica no tiene comparación posible con el rendimiento de la típica libreta de ahorro.

–>Amortizar anticipadamente parte del crédito hipotecario o bien, aumentar la aportación de su plan de pensiones, aportación que es conveniente prorratear a lo largo de todo el año, sin desechar los seguros de vida, son deberes que tendremos que plantearnos si queremos tener al fisco en su sitio y obtener un rendimiento neto sin riesgo. Hay que hacer los deberes antes de que acabe el año. Prepare, en otoño, su cita con la hacienda del año que viene.

–>No improvise, rectificar sobre la marcha cuando se dé cuenta de que has asumido demasiado riesgo tiene un precio, al menos hay que ser conscientes y pensar sobre lo que va ha suponer esa improvisación en términos de comisiones de reembolso, cancelaciones anticipadas y/o en oportunidades perdidas.

–>Cualquier patrimonio, sea este de la entidad que sea, se verá siempre recompensado a poco que su gestor, en este caso, uno mismo, se interese por la evolución, funcionamiento y conocimiento de los mercados financieros, y de la economía real en general.

–>A cualquier edad y para cualquier nivel de patrimonio el ahorro, aunque sea pequeño, es una garantía de futuro. No hay que olvidar cual es el principal objetivo de la gestión patrimonial: preservar el capital, es decir que su patrimonio no sufra pérdidas significativas, lo cual puede ocurrir cuando se asumen riesgos con patrimonio e ingresos reducidos.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *